30 ago. 2008

A pair of lovers [FanFic]

Título: A pair of lovers (Una pareja de amantes)
Categoría: Naruto Personajes: Sasuke X Naruto
Serie: Adaptaciones de amor
Género: Yaoi
Clasificación: no -16 años
Advertencia: Lemon
Capítulo: One-shot Finalizado:
Resumen: Sasuke a recogido a un "gatito" de la calle, más bien de su bar habitual, donde lo conoció, llamado Naruto, el cual se ha convertido en su amante ocasional sin ningún sentimiento de por medio... O eso cree en un principio.
Basado en el manga 'A pair of lovers'
de Minami Haruka.
Nota: Pertenece a la serie 'Adaptaciones de amor' donde los fanfics son adaptacione de mangas de famosos creadores.

~ Por el momento estoy criando un “gato” gigante. Aunque no sé de donde viene. He tenido a mi hermoso “gato” por bastante tiempo ahora.

—Ey, Naruto, almorcemos juntos—dijo Sasuke fumando un cigarrillo, observando a su “gato” desde el marco de la puerta.

—Ah…—el rubio se desperezó y se quitó la colcha de encima, quedando desnudo ante los ojos del pelinegro— Buenos días Sasuke—le sonrió con mirada provocadora.

~ Hace una semana conocí a este chico, Naruto Uzumaki. Lo conocí en mi bar usual. Él me invitó…

—Ah, puedo oler el aroma de un buen café. Sasuke-san ¿tú lo hiciste?—el rubio se incorporó en la cama sin pudor alguno y olisqueó el ambiente.

—Sí, últimamente soy adicto a la marca Bonka—el pelinegro se sentó sobre la cama a su lado y observó a su compañero.

— ¿En serio?—Naruto le miró fijamente con deseo.

~ Poco después traje este gato a mi segunda casa. La compré exclusivamente para mi segunda vida. Después de disfrutar del sexo con él, la mañana siguiente me enteré de que no tenía un lugar donde vivir. Ahora vive conmigo. Y desde ese día he tenido una vida sexual grandiosa.

Naruto rodeó los hombros del pelinegro con los brazos y lamió su labio inferior. Se besaron entrelazando las lenguas con suaves gemidos del rubio.

—…Ey… Naruto…—el rubio se puso de rodillas juntándose más al pelinegro, sin dejar de besarlo y lamerlo.

~ Pero pienso, de vez en cuando es bueno jugar estos juegos. Y además…

— ¡…Amargo! Sé que te gusta el café negro—Naruto dejó de besarle para sacar la lengua, no muy agradado por el sabor.

—Eso te despierta ¿o no?—le sonreía el otro.

—Sí, ¿pero sabes Sasuke-san?—el rubio le sonrió pícaramente—Hay un mejor método para despertarte…—se acarició la erección que ya había surgido en su entrepierna.

— ¡Estás tan activo en la mañanas…!—rió suavemente el pelinegro mirándole de lado—después de una noche entera de hacer el amor aun quieres…

— ¡Es porque eres muy bueno!—se puso de rodillas sin dejar de acariciarse, dejando que el otro le viera bien—Solo recordar me pone duro… podemos hacerlo… ¿por favor?—llevó una mano hasta la entrepierna del otro y la frotó— ¡Ah!... ¡Sasuke-san también la tiene dura!—rió complacido.

— ¿Qué esperabas? Después de darme un beso francés tan apasionado—Naruto le bajó la cremallera de los pantalones liberando su duro miembro.

El rubio acarició con la punta de los dedos la erección de su amante y la lamió de abajo a arriba, emitiendo suaves gemidos, mientras el otro lo observaba excitándose cada vez más.

—Pienso que hoy también llegaré tarde—dijo Sasuke sonriente.

—Yay ¡Es bueno escuchar eso!—dio un dulce beso a la punta de la erección.

— ¿Quién te enseñó estas cosas?—Sasuke acarició los labios calientes del rubio. Naruto seguía acariciándose su propia erección, que ya estaba empapada, con las piernas bien abiertas—Tienes un cuerpo muy erótico—le dio un mojado beso francés de nuevo, acariciando su rostro.

Sasuke se colocó encima de él, rozando ambas erecciones.

—Ah… bien…—suspiraba Naruto con la respiración algo acelerada—Más… pon el tuyo en el mío… Ahn… ¡bien!—Sasuke masturbó ambas erecciones juntas, goteando ya.

—Te vendrás antes de que pueda entrar en ti… si continuas moviendo tus caderas así…—sonrió Sasuke, poniendo su mano libre en una de las nalgas del rubio.

—Puedes hacerme venir… a mi parte delantera le gusta tu estilo—jadeaba Naruto temblando.

—En verdad. El tuyo parece feliz. Tu pene ya está listo totalmente…—Sasuke empujó con un dedo la punta de la erección.

—Ah… ¡¡Ahnn!!—Naruto se vino con un último y fuerte gemido en la mano de su amante.

—Parece que recogí a un gato con malos hábitos.

—Haa…

—Creo que… ¿Es este tu punto débil Naruto?—le preguntó el pelinegro sonriente mientras el otro temblaba, intentando controlar su respiración.

— ¡Aah! N… no solo si juegas con él… si te mueves dentro de mí… puedo sentirme tan bien que perderé la conciencia—Naruto acariciaba la punta goteante de su todavía erecto miembro mientras Sasuke masajeaba sus genitales.

— ¿En verdad? Tendré que intentar eso esta noche, ya que lo sé…—lamió el semen que había quedado en sus dedos.

—…Uh…—Naruto estaba muy sonrojado y se frotaba el miembro mojado.

—De nuevo estás duro. Es muy fácil hacer que te excites Naruto—rió el pelinegro dándole un pequeño beso, inclinándose de nuevo sobre Naruto, que se abrazó a su cuello.

—Eso es por ti. Tus palabras son muy eróticas… y ahora podrías… ¡poner tu cosa hasta dentro de mí…!—le pidió acariciándose la entrada.

—No es necesario darse prisa—comenzó a penetrarlo despacio observando su rostro, haciendo crujir la cama.

— ¡Ah…!

— ¿Ves? Pondré todo de mí dentro de ti…—empujó fuertemente sujetándole los muslos con las manos mientras Naruto gemía alto y se abrazaba a su cuello.

— ¡Uah…! ¡Ah…! ¡Ah…!—Sasuke le dio un dulce beso en la mejilla sin dejar de penetrarlo una y otra vez—ha… ah… ¡Sasuke-sa…! Ahora… me vengo…
Ambos se corrieron a la vez, el pelinegro en el interior del rubio y este entre sus vientres.

— ¡Ey! ¡Sasuke! En serio. ¡Eres un descarado al venir tarde tres días seguidos!—le dijo su hermano cuando llegó a la oficina.

—Tengo razones importantes…—contestó algo temeroso, con un cigarrillo entre los labios intentando sonreír.

— ¿Es eso tan importante que molestarás a tu hermano mayor? ¿Quién crees que es la persona más importante en la compañía? ¿Hm?—gruñó Itachi enfadado, quitándole el cigarrillo de la boca.

—En verdad… ¡¡lo siento!! Jajaja—intentó reír como si nada pero no le salía.

—Sr. Uchiha, no se enfade tanto, tómelo con calma…—dijo el joven Deidara sonriente—ya sabe que Sasuke-san no es el tipo de persona que llega tarde, debe tener razones personales para llegar tarde tan seguido—le explicó agarrándose al brazo del mayor.

—…Sí, tienes razón…—contestó este mirándolo sobresaltado.

— ¡Uff! Muchas gracias Deidara-kun…—pensó Sasuke sintiéndose salvado por los pelos.

—Has conocido… ¿a una buena persona?—preguntó el rubio con una risita.

— ¿Eh?—Sasuke se quedó con cara de sorpresa y con el cigarrillo a punto de caérsele.

—He escuchado que no has estado en casa por una semana. ¿Tal vez es porque estás viviendo con alguien en tu segunda casa?—preguntó Deidara.

—Sí, algo así…—contestó sintiéndose pillado.

— ¿En verdad? Entonces tú… estos tres días que has llegado tarde… ¿Es porque has tenido sexo hasta el amanecer?—preguntó Itachi con cara tenebrosa, levantando la barbilla del menor.

—Lo siento, hermano.

— ¡Qué extraño! Tú teniendo una relación duradera… ¿Cómo está él? Tengo mucho interés—le susurró algo contento, dejando al otro sin palabras por su cambio tan radical de humor.

—No puedo decirte nada acerca de él… solo se su nombre—contestó pensativo, dando una calada a su cigarrillo.

~ Me doy cuenta ahora… que no hemos hablado de nuestras vidas para nada…

— ¿¡Qué es eso?! ¿Dejas a un extraño vivir contigo?—preguntó Itachi confundido.

~ Todos los días. Solo estoy con Naruto y me gusta abrazarlo cuando se me acerca. …Pero su calidez, todos los días me hace sentir muy bien.

— ¿…Naruto?—Sasuke salió de su auto y vio al rubio sentado al pie de las escaleras de su apartamento.

— ¿…Ah?—Naruto le vio y se levantó veloz.

— ¿Por qué estás esperando aquí afuera?

— ¡Bienvenido a casa! Perdón, salí de casa un momento…—se acercó al confuso Sasuke—La puerta tiene un seguro automático. Así que cuando regresé no pude volver a entrar…

—Ah. Lo siento. Olvidé darte una llave.

— ¿Eh? ¿Una llave?—preguntó sorprendido el rubio.

—Cuando salgas lleva esto contigo—le dijo entregándole una llave.

—… ¿En serio? ¿Estás seguro de que quieres que tenga esto, aunque acabamos de conocernos?—preguntó dudoso.

— ¡Claro! No me importa. Además no tengo nada de valor en esa casa. ¡Vamos entremos!—le cogió por el hombro caminando hacia dentro.

—No quería decir eso… pero… —se apartó un poco, algo alterado.

~ Tiene marcas en el cuello además de donde yo lo besé.

Observó las marcas rojas en el cuello del rubio, que llevaba al descubierto por su camisa abierta.

— ¿Algo mal?—preguntó Sasuke mirándole de lado.

—Yo aun… ¿puedo quedarme aquí contigo?

—Es solo para mi vida privada. Así que no me importa esta casa—le dijo entrando en la casa.

Naruto le miró y le cogió por la corbata acercándose a él para besarle intensamente.

— ¡…Naruto!—el rubio le deshizo la corbata, lamiendo su labio inferior.

—Haa… hnn—gemía suavemente Naruto, desabrochando su camisa y lamiendo su pecho—aah.

— ¿Qué te ha pasado? Estás muy excitado—le acarició el rostro, apartándolo delicadamente.

—Mientras esperaba por ti ahí fuera… deseaba tanto verte…—Naruto le abrazó fuerte, enterrando el rostro en su cuello.

~ Huele a la colonia de alguien más…algo me molesta…

Besó su cuello y lo lamió, observándolo con desconfianza.

—Ah… haa… ¡Sasuke-sa…!—Sasuke le inclinó sobre la mesa y le quitó los pantalones y la ropa interior, lo lubricó rápidamente y lo penetró—ah…—el pelinegro sacó su miembro del estrecho interior. Naruto temblaba y se masturbaba con el rostro sonrojado—No… no lo saques… más. Por favor…—le pidió abriéndose las nalgas—más rápido… por favor…

~ Le mostraste… ¿esta expresión?

—En serio. Eres muy erótico… —le penetró de nuevo, sonriendo costosamente.

~ ¡¿Por qué me molesta tanto…?!

Siguió embistiéndole, mientras el rubio vibraba, hasta que ambos se vinieron.

Naruto se quedó dormido, apoyado sobre el hombro de Sasuke, quién se quedó pensando mientras fumaba un cigarrillo, acariciando sus rubios cabellos.

~ Eso significa que siempre ha tenido a alguien más. Y era una mentira que no tenía un lugar donde vivir. Estoy seguro de que pasó la tarde con su amante. Y el sexo que hemos tenido hasta ahora ha sido solo un capricho de él…—suspiró mirando hacia el techo— ¡Maldición! ¿Qué me ha pasado? ¡Es solo un chico que conocí en un bar! —Acarició los cabellos rubios, rozándolos con los labios— ¿estoy celoso de él? Tal vez es porque pasé mucho tiempo con él. Es un gato y cuando se fastidie de jugar conmigo regresará a casa de su dueño… creo que debo abandonarlo antes de que me vuelva muy íntimo…

— ¿Eh? ¿Regresarás por un tiempo a tu casa?—preguntó Naruto sorprendido mientras comían.

—Si, porque mi viejo me ha estado molestando…—contestó el pelinegro exhalando una bocanada de humo de su cigarrillo.

—Sí… entiendo—respondió decaído— ¿puedo esperarte aquí?

—Puedes hacer lo que quieras… pero Naruto… ¿no deberías dejar de pretender que eres un gato perdido? ¿No es mejor que regreses a casa? ¿Tienes un amante cierto?—Naruto se quedó muy sorprendido por aquellas palabras.

—¡¡¡Qué…!!! ¡¿De qué hablas?!—se levantó golpeando la mesa.

— ¿Estoy equivocado? La última vez dejó marcas de besos en tu cuello.

— ¡…Ah!—se tapó rápidamente el cuello.

~ Ya lo sabía… ese día Naruto, dormiste con tu hombre…

— ¿No estás satisfecho con serle infiel? Por ese día… Naruto, dormiste con tu hombre…

— ¡No! ¡Te equivocas! ¡No es que le haya sido infiel!—gritó Naruto entristecido—Sasuke. ¡Eres un idiota!

— ¿…Eh?—estaba sorprendido.

—Tienes razón, estaba con alguien pero rompí con él—le dijo triste.

— ¿Eh? …eh?!—preguntó confuso.

—Hace dos semanas. El día que te conocí en el bar. Descubrí que me era infiel y por eso lo dejé. Esas marcas de beso me las hizo cuando intentó reconciliarse conmigo ¡Pero no tuve sexo con él! Lo empujé y escapé… no me gusta para nada la infidelidad… así que el día que te conocí… me emborraché y decidí terminar con él. Por eso cuando tengo sexo contigo no es infidelidad… verdaderamente ¡me gustas! ¡Estoy completamente enamorado de ti! Si me hechas no tendré a donde ir…—le explicó cabizbajo con el rostro carmesí.

~ Naruto —el pelinegro estaba realmente sorprendido.

—…No debí pretender que no me importaba. Debí preguntar antes de eso…—le sonrió.

—…Eh?—el rubio no entendió.

—De ahora en adelante… seré tu dueño. Pero mi amor es muy especial. Una vez que mi interés ha crecido me vuelvo muy apegado a mi mascota—le dijo guiñándole un ojo sin dejar de sonreír, mientras el otro permanecía con la boca abierta— ¿estás preparado?
Naruto se sentó sobre Sasuke, desnudo de cintura para abajo con apenas con una camisa desabrochada, y le besó dulcemente.

— ¡Eso era lo que esperaba de ti!

~ Y por esa razón… esta casa hasta ahora solo era mi segunda casa pero al parecer de ahora en adelante será el nido de amor con mi amante.

3 comentarios:

  1. m ncanta sta parja y lo q creast s muy rmoso y lo mjor s q ninguno d los prsonajs pird su prsonalidad

    ResponderEliminar