1 sept. 2008

Love Material [FanFic]

Título: Love Material
Categoría: Gravitation Personajes: Yuki X Shuichi
Serie: Adaptaciones de amor
Género: Yaoi
Clasificación: no -16 años
Advertencia: Lemon
Capítulo: One-shot Finalizado:
Resumen: Shuichi es un humano artificial creado por Yuki, cuando hace mucho trabajo su energía disminuye y la forma de recargarla es un tanto especial XD.
Basado en el manga ‘Love Material’ de Minami Haruka.

Nota: Pertenece a la serie 'Adaptaciones de amor' donde los fanfics son adaptacione de mangas de famosos creadores

~ De todos los dormitorios de la academia privada para chicos Shouka, éste es el más selecto. Esta es la pequeña historia de dos chicos enamorados en la escuela donde cualquier cosa puede pasar.

— ¡Estoy en casa, Yuki!—un joven pelirrosa sonriente entró en la habitación.

— ¡Bienvenido Shuichi! ¿Has tenido algún problema hoy?—contestó el rubio, mirándole sobre los lentes, mordiendo su lapicera.

— ¡Nop!—sonrió el pelirrosa— ¡Yay! ¡Por fin consigo estar solo con Yuki!—se abrazó feliz al mayor, que estaba sentado leyendo un libro.

~ No soy un humano, soy el modelo prototipo de una forma de vida artificial, creado por el padre de Yuki. Mi apariencia es, por lo general, como la de un humano, pero por dentro soy diferente. No lo entiendo bien, pero…

—Ey, quítate la ropa. Necesito revisar la temperatura de tu cuerpo—le dijo el rubio.

—Vale…

~…Desde que soy una forma de vida artificial, tengo que ser programado para un desarrollo emocional y mental. Entre Yuki y siendo un “estudiante de intercambio extranjero” en esta escuela, estoy aprendiendo acerca de la vida.

El pelirrosa comenzó a quitarse la ropa quedando con apenas unos calcetines altos y una especie de braguita atada con lazos a los laterales. Miró algo sonrojado al mayor mostrándole su cuerpo.

~ Porque siempre estoy con mi amado Yuki… cada día me da mucha felicidad.

—Hmmm…—musitaba el mayor tras quitarse las gafas, deslizando el rostro por el pecho del menor, apoyando la frente en él mientras el otro se sonrojaba aun más algo nervioso— ¿eh? ¿Qué es esto? Shuichi, ¿Por qué tu temperatura es tan baja? ¿En qué has usado toda tu energía?—le preguntó rodeándole con los brazos.

—Oh, sí… en educación física he corrido una maratón hoy—respondió contento.

— ¿¡Qué!? ¿Has corrido una maratón? ¿No te he dicho siempre que debes aprender a partir de la observación?—le dijo sentándolo sobre si.

—Pero quería probarlo solo una vez y solo corrí la mitad—contestó entristecido por la reprimenda—pero después estaba en el servicio de limpieza también, entonces he tenido que limpiar todos los pupitres de la clase. Oh, y el profesor me ha pedido que lleve todo el material a la clase, como tal…

—Eso es mucho trabajo para un día—exclamó cansándose solo de escucharlo.

Se escuchó un fuerte gruñido proveniente del estómago del pelirrosa.

— ¡Bueno ahora…! Tu estomago realmente está gruñendo, Shuichi—dijo el rubio con una pícara sonrisa, mordiendo la patilla de las gafas—Siempre haces esos ruidos antes de que vayamos a la cama.

—Sí—el rostro del pelirrosa estaba aun más sonrojado, sabiendo lo que venía después.

—Está bien Shuichi… te daré mucho de mi “calor”—el rubio lamió los labios del menor para después darle un profundo y húmedo beso y tumbarlo sobre la cama.

—Aaaah… aaah… nnnnng…—gemía y jadeaba el menor, teniendo rápidamente una erección—nnn…nng…haaa…aaaah…—Yuki comenzó a lamer el miembro del pelirrosa que rápidamente se humedeció y metió los dedos en su entrada dilatándolo—haaah…ahnnnn…más…ponlo más… más… por favor tócame más, Yuki—decía con ojos suplicantes.

— ¿Te sientes bien aquí, Shuichi? A pesar de que eres la versión masculina, amas hacerlos por la parte trasera—le decía el mayor observándolo, excitándose cada vez más pero manteniéndose frío—Shuichi, eres todo un chico malo—sacó los dedos de su interior y observó un momento, disfrutando de la linda cara que le mostraba el menor jadeante—muy malo, ¡y muy mono!

—Me gusta… porque puedo sentir tu calor al máximo… aquí.

—A mi también me gusta. De esta manera, puedo conectar contigo—acarició su miembro ansioso y le dio un mojado beso entrelazando sus lenguas.

—Aaaah… Yuki…te quiero… ah!—decía entre gemidos el pelirrosa sintiendo los dedos del mayor acariciar sus pezones erectos y su miembro—haa…aah…ahnn…nnn…—Yuki metió de nuevo un par de dedos en su entrada mientras el otro se masturbaba y temblaba—aaaaah…más…tócame más… las dos manos. Hazlo duro… ¡uhh…!—los gemidos se volvían cada vez más fuertes y el pelirrosa temblaba y se contraía sin poder aguantar más—haa…aaah…yaaaah…se siente tan bien… ¡nnng…! ¡Me voy a venir…! Aaaah…ngh…aaah…Yuki…más… más adentro… ¡aaah…!

Con los dedos de Yuki y los suyos propios en su interior y masturbándose con una mano, el pelirrosa se vino soltando un fuerte gemido. Quedó jadeando, intentando controlar su acelerada respiración. Yuki observó al menor tendido sobre la cama, con el vientre y el pecho manchado de semen, con el rostro carmesí.

—Mm… te has venido bastante—le dijo lamiendo la punta de su miembro.

Chupó el miembro que rápidamente se puso de nuevo duro. Se volvieron a escuchar los gemidos del menor mientras el otro limpiaba con su propia lengua el semen del tembloroso estómago, frotando con una mano la nueva erección. Subió hasta uno de los pezones y lo lamió, con una mano en la curva de su espalda elevando su cuerpo y la otra en la cara interna de su muslo.

— ¡Aaaaah…nng…! Yuki, ese punto… ¡noooooo…! ¡Ah…!—gemía y temblaba retorciéndose—ohhhhh… ¡si me lames ahí, me voy a venir otra vez…! ¡Ah…!—su miembro volvía a escurrir de nuevo.

—Bien, entonces lo haré de una manera que te guste realmente—el rubio se quitó la camisa posicionándose sobre el menor—porque te vienes cuando te excitas, justo como un humano… esto hará que lo sientas más, mucho más.

Presionó con la punta de su miembro la entrada del pelirrosa y lo penetró duro, mientras el otro gemía y repetía su nombre, con lágrimas en los ojos.

—Aah-ah! Más dentro… ¡máaaaaaa…! ¡Nnng…! ¡Aaaah…!—Yuki lo embestía, lamía y acariciaba sus pezones mientras el otro se agarraba con fuerza a las sábanas, temblando sin dejar de gemir, sintiendo cada vez más placer—aaaah…Yuki, tu calor se siente …bieeeeen…!—el rubio se vino en el interior del menor a la vez que este—aaah… tu miembro… dentro de mí… aah! …Muy profundo.

— ¿Estuvo bien Shuichi?—le preguntó intentando mantener la compostura.

—S-sí…—contestó algo aturdido, muy sonrojado—…fue bueeeeno…

—Mmm... El placer fue mío… dulce chico—le dijo dándole un tierno beso—“awww! ¡Es tan mono!”—Pensó sentándolo sobre si— ¿quieres más? ¿Me quieres otra vez, Shuichi?

—Mm… sí… más. Quiero más…

Tras otra sesión de sexo Shuichi quedó brillante, en nivel óptimo de energía.

— ¡Ah! ¿Has recuperado toda tu energía, Shuichi?—preguntó con una sonrisa satisfecha el rubio.

— ¡Sí, totalmente!—contestó muy animado el pelirrosa.

~ Cuando Yuki está a mi lado, estoy muy feliz. Y sin embargo también estoy empezando a estar bastante ansioso.

—…Ey, Yuki… ¿Cuándo el entrenamiento de mi vida en la escuela acabe, que pasará después?—el rubio se sorprendió por la pregunta y la tristeza con lo que lo decía—seré enviado a otro laboratorio ¿verdad?

~ Sin embargo, hasta entonces Yuki y yo… podemos estar juntos.

—No te preocupes. Incluso si eso pasara en realidad…—se sentó a su lado y le dio una palmadita en la cabeza, sin dejar de sonreír—…estaremos todavía juntos. Mira, no importa dónde vayas después, siempre estaré a tu lado, Shuichi.

Las lágrimas brotaron en los ojos del pelirrosa.

~ Puedo ser un humano artificial… pero este sentimiento de tener a alguien se hace muy importante para mí –este sentimiento de amor– ocurre naturalmente dentro de mí.

—Sí… estaremos siempre juntos. ¿Verdad Yuki?—le dijo abrazándose con una gran sonrisa al rubio.

~ Cuando Yuki está conmigo, mi pecho siente calor por dentro. Él es mi más querido tesoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada