31 ago. 2008

Amo a mis dos Sempais [FanFic]

Título: Amo a mis dos sempais
Categoría: One-piece Personajes: Zorro, Sanji, Luffy
Serie: Adaptaciones de amor
Género: Yaoi
Clasificación: no -16 años
Advertencia: Lemon, violación.
Capítulo: One-shot Finalizado:
Resumen: Luffy es incapaz de escoger entre sus dos amigos y al aceptar salir con ambos ellos se enfadan y deciden castigarlo.
Basado en el manga ‘Youkubari Wa Damenano’ de Hoshino Lily.

Nota: Pertenece a la serie 'Adaptaciones de amor' donde los fanfics son adaptacione de mangas de famosos creadores.

— ¡Luffy!—llamaron al pelinegro.

—Ah, ¡¡Zorro-sempai!! ¡¡Sanji-sempai!!—exclamó al ver a los dos caminando hacia él.

—Hey

—Buenos días, Luffy—le saludó el rubio.

—Ah buenos días—saludó el chico-goma con una inclinación.

— ¿No es adorable, Luffy? El que te lleves tan bien con dos chicos así—le dijo la pelirroja que lo acompañaba, viendo alejarse a los dos jóvenes.

—Ah… eso es porque fuimos juntos a la escuela de pequeños…

— ¿Sólo por eso?—preguntó extrañada.

—Parece que te llevas bien con ellos—le dijo el de nariz larga que también iba con ellos.

—Todo el mundo lo dice “porque solo con Luffy”—inquirió la pelirroja observándole.

— ¿No se pondrán celosas? Sus fans…—rió el de nariz larga.

—Ehh- eso será molesto ¿no?—el pelinegro tenía una sonrisa ingenua en la cara.

—“Hhm… me pregunto si estarán celosas…”—pensaba el chico de goma, llevando dos paquetes bastante grandes en brazos.

—Deja que te ayude—le dijo Zorro cogiendo el paquete de arriba.

— ¡¡Zorro-sempai!! Lo… lo siento…

—No pasa nada. Tengo que hablar contigo de todas.

— ¿Es?—preguntó confuso el chico de goma.

—Mira…—Zorro acercó el rostro al del menor hasta apenas unos centímetros— ¿Quieres… que salgamos juntos?

— ¿Eh?—Luffy estaba muy sorprendido por la propuesta.

— ¿No quieres?

— ¡N-no! No es eso…—Respondió apresurado, con el rostro algo sonrojado.

—Me alegro…

En la comida Luffy estaba pensativo sin enterarse de lo que pasaba a su alrededor.

—Parece que estés en otro mundo—le dijo el rubio sentándose a su lado.

—Ah, Sanji-sempai —contestó aun en las nubes.

—Si algo te preocupa me lo puedes contar si quieres—le dijo con una sonrisa.

—Lo siento, no hace falta que te preocupes por mi—contestó con una inclinación de cabeza.

—Está bien, pero si se trata de las preocupaciones de alguien que me gusta, no me molesta saberlo—le dijo como si nada.

— ¿Eh…?—al fin Luffy bajó de las nubes.

—No debería… ¿haber dicho eso?—preguntó sonriente el rubio.

—No, ¡¡No es eso!! Me alegro…—respondió rápidamente temiendo que lo malentendiera.

—Entonces… salgamos juntos.

—Ahh… ¿Qué debo hacer?—suspiraba el chico goma con la cabeza enterrada entre sus brazos, tumbado sobre la mesa en la escuela—les dije que sí a los dos… pero… me alegra…

De pronto los ojos de Luffy fueron vendados desde atrás y después fue golpeado en el estomago dejándole inconsciente. Las palabras de sus amigos “¿no estarán celosas?” resonaban en su cabeza y repetía una y otra vez “sempai”. Cuando despertó encontró que estaba de pie, con los brazos atados a una columna.

—Que… ¿Qué es esto?—se preguntaba intentando soltarse.

Escuchó la puesta abrirse, miró a al frente y una sonrisa se dibujó en su rostro.

— ¿estas bien? ¿Luffy?—pregunto Sanji entrando en la habitación.

—¡¡Sanji-sempai!! ¿¡Has venido a ayudarme, no!?—preguntó Luffy sintiéndose ya salvado.

—No—contestó simplemente el otro.

— ¿¡Eh!? ¡¡Zorro-sempai!!—el chico goma vio en la puerta también al peliverde.

— ¿Estás bien Luffy?—le preguntó sonriendo—la idea era no golpearte mucho, me preocupé ya que has pasado mucho tiempo inconsciente.

—Pero gracias a eso fue fácil atarte—añadió el rubio con una sonrisa mayor.

—Ah… ahhh hmm…—el pelinegro comenzó a llorar sin entender lo que estaba ocurriendo.

—Luffy, le dijiste a Zorro que saldrías con él—el rubio le acarició la mejilla—acordar salir con dos personas a la vez… ¿Qué planeabas hacer?

—Es cruel jugar así con la gente—se quejó el peliverde.

—No… ¡yo no quería! No quería…—gritó el pelinegro.

—Nos has hecho daño. Y por eso te vamos a castigar—dijo el rubio con perversa sonrisa.

—Prepárate Luffy.

—No… ¿Qué?

Zorro se puso tras el joven y Sanji de frente comenzó a quitarle la corbata del uniforme.

—Luffy, tu cintura es tan fina…—le dijo Zorro, sujetándole por ella para que no se moviera.

—Está bien, no te haremos daño—le decía Sanji mientras le desabrochaba la camisa

—Empecemos…

—Que mono, sus pezones son rosas…—exclamó con una risita el rubio.

—Ah… ah ah…—el menor temblaba con una expresión de terror en el rostro.

—Que mono eres Luffy. Solo con quitarte la ropa ya estás así…—decía Sanji observando y acariciando los pezones erectos del chico de goma.

—No…

—Entonces… me pregunto si también será de color rosa aquí…—dijo Zorro bajándole los pantalones junto con la ropa interior.

—¡¡Ah!!—El miembro del pequeño ya estaba erecto—No… no miréis…

—Que… ¿ya estas así, Luffy?

—Justo como pensé, también es de color rosa.

Decían observando el cuerpo del menor, quien no dejaba de llorar y temblar.

—Zorro, ¿Qué prefieres?—le preguntó el rubio.

—Yo prefiero detrás.

—Entonces, yo delante.

— ¿……?—el pelinegro no entendía de lo que estaban hablando.

—No hagas que se corra muy rápido.

—Ya lo sé.

—Ah…—cuando lo entendió sintió aun más miedo.

Sanji comenzó a lamer su erección mientras Zorro lamía su entrada. El pelinegro gritaba y gemía, les rogaba que pararan, sentía espasmos en su cuerpo y sensaciones muy extrañas, nuevas para él.

—No… se siente raro… es… raro…

—Está bien si se siente extraño—le dijo el rubio lamiendo sus pezones—tan pronto estás tan mojado…

—Ya estás en este estado… no te dejaremos correrte aun—Zorro lubricaba su entrada y la dilataba con un par de dedos mientras el menor gemía sin poder contenerse.

—No… no te muevas estando dentro—le pedía el chico goma con su rostro carmesí.

—Que sonido más increíble, no hace falta que te aguantes—le decía sin dejar de mover los dedos en su interior, con una perversa sonrisa en la cara.

—Zorro—le llamó el rubio.

— ¿Sí?

Echaron a piedra papel y tijera y fue Zorro el que perdió, poniendo mala cara. Sacó los dedos del interior del menor provocando un fuerte grito en este.

—Luffy… sube las caderas…—fue ahora el rubio el que se puso detrás.

— ¿Sanji-sempai…?

El mayor sacó su miembro y lo acercó a la entrada dilatada.

—Que…caliente… ah…—decía el pelinegro con los ojos cerrados.

Sanji lo penetró disfrutando de los fuertes gemidos del menor.

—Increíble… que suave…—decía sonriente—Zorro, no pasará nada si los dos estamos así.

— ¿Así que no estaba mal desde el principio?—se quejó con cara de enfado.

—Está bien, está bien. Mira, no importa si es Luffy o la parte de atrás, le gusta igualmente—le dijo levantando las piernas del menor para que el otro tuviera una buena vista de la entrada siendo penetrada.

—No… hmm…—se quejaba el pelinegro al sentir como el rubio abría más su entrada con los dedos—sem…pai… …… quie-ro… ayúdame…—rogaba con las lágrimas deslizándose abundantemente por sus mejillas.

—Lo siento, no puedo aguantar más—se disculpó desabrochándose la cremallera del pantalón.

—Ah… ah…

—Hagámoslo.

El pequeño fue penetrado por Zorro también y sintió un profundo dolor.

—Nn ah haa ¿Eh?—el pelinegro se vino, con una cara de pánico—ah… ni hablar ¡¡No!! ¡¡No!! Ah!

—Luffy ¿te has corrido sólo porque te la ha metido dentro?—le preguntó el rubio.

—Es increíble Luffy, tan erótico y tan lindo.

—Se… sempai… te quiero…—dijo temblando sin dejar de llorar.

— ¿Cuál de los dos?—le preguntaron a la vez.

—Cualquiera de los dos. Cualquier sempai… lo siento, me gustáis los dos—les contestó deseando que lo entendieran.

—Entre nosotros dos…

—No puedes elegir…

—No lo puedes evitar supongo…

—Bueno, entonces serás amado por nosotros dos.

—De esta forma…

—Siempre… siempre, por nosotros dos…

Le dijeron ambos, abrazándole y dándole tiernos besos, mientras el pequeño sonreía feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada